explorando un mundo virtual

Jamás me he llevado bien con la tecnología, aparte de las funciones básicas de un computador, generalmente me pierdo, mi celular no es nada elegante, me permite hacer llamadas, mandar mensajes de texto, y raramente cuando la oportunidad se presenta, tomar una fotografía. Hasta hace poco,mí escritura y lectura se limitaban a las privadas hojas de papel, sin alcance a las personas a quienes no les permitía acceso. No hace mucho dí el brazo a torcer, ahora soy la dueña de una pequeña tablet, la cual todavía no sé como usar. Hasta ahora ha probado ser bastante útil, la mayor parte del tiempo, sin embargo,  no nos ponemos de acuerdo y termino gritándole mis frustraciones.  La idea de empezar un blog surgió de la necesidad de, como dice mi ídolo literario Isabel Allende, exorcisar mis demonios a través de la escritura. Por qué empezar un blog virtual cuando puedo hacerlo privado en diversas hojas de papel? Para ser franca, debo admitir que es mucho más simple ‘tipear’ que escribir, así también puedo evitar que se pierdan mis ideas y “altri pensieri”  pues soy bastabte olvidadiza; también cave recalcar que en un blog virtual tengo la facilidad de tenerlo a mano, a disposición de mis pensamientos, mientras intento convertir los impulsos eléctricos en palabras y en un formato legible, seguramente un poco confuso. Pero así refleja lo compleja que es mi mente,  mezclada, poco organizada, saltando de un idioma a otro sin previo aviso…